42 -Mood4LoveAdventureCaoticTeheran

Tito se ha pasado las 13 horas de trayecto dormido recuperándose de un malestar general que aún no determinamos su causa pero a priori todos  los indicios apuntan a  un cocido bomba iraní que a mi también me empieza a pasar factura a razón de gas mostaza propagado durante la noche de viaje hasta Teherán. 

Desembarcar con las bicis en la estación de Teherán es una experiencia casi religiosa, más que nada porque te has de santiguar cuando averiguas a las 6 de la mañana  que no te dejan meter las bicis en el metro ni en el autobús y has de buscarte la vida entre la maraña de intenso tráfico de la caótica polis, para luego buscar un hostal barato que se encuentra a casi 10 kms en un entramado de calles, donde coches y motos circulan a voluntad en ambas direcciones y no exagero cuando digo en sentido contrario.

Entre tanto, perdidos y cansados por los avatares un señor nos atisba desde el autobús, no dudando en bajarse y acompañarnos en lo que nos parece una Odisea sin final. Serán, casi tres horas lo que nos lleve encontrar el Hostal Mashad de la mano de un gentil hombre risueño comerciante de alfombras que dice poseer un puesto en el Gran Bazar de Teherán.

En el trayecto se explaya sobre su vida y cómo quien no quiere la cosa nos cruza las calles llenas de tráfico con una pausa y parsimonia que nos deja petrificados pero que sin duda es signo de su buen hacer ya que salimos ilesos de forma milagrosa.

-Dont worry dice el suicida you are guests..como si por el hecho de ser extranjeros nos eximiese de ser atropellados. Comprenderemos que se trata de un arte por pulir.

Finalmente y ya en el hostal, agradecidos, le obsequiaremos con un mood4love mientras vemos cómo desaparece de nuestros ojos bajo la lluvia sin la menor duda de su gesto benévolo y altruista.

Teherán, una ciudad fascinante que nos cautiva una vez pasado el trauma inicial de llegada y recuperado el cansancio acumulado. 

El hostal que se encuentra a pocos metros de la plaza Jomeini, nos permitirá adentremos por los entresijos de los barrios anexos, conociendo el gran Bazar y las inmediaciones.

Hoy de madrugada es el día señalado de la llegado de Pablo, Alias Plou para los amigos. Él ha sido el motor de nuestra motivación para llegar hasta Teherán ansiosos por su visita y agradecidos porque se ha prestado a acompañarnos hasta el sur-este de Iran, muy probablemente Bander Bass, ciudad portuaria. Plou es amigo de Tito y Pablo «medico» desde hace años y vive en Lago Agrio, una zona de Ecuador donde con su mujer Cristina, llevan a cabo un proyecto universitario agrario que mueve más de 400 estudiantes y no menos de 30 profesores en plantilla fija discontinua. 

Su propósito es formar en diferentes disciplinas relacionadas con el medio a personas con una base y emprender con su ayuda diferentes proyectos comunitarios.

Tras aparecer en escena sobre las 7 am y descansar un poco, patrullaremos la ciudad e iremos acto seguido en busca de su arma letal «la bici que expedimos por correo desde Istanbul con la marcha de Pablo»

Una epopeya digna de película, ya que la inmensa oficina de correos tardo unas dos horas en gestionar su salida tras hacer mil comprobaciones. Estaban un poco aburridos por el poco tráfico postal 😬..menos mal que se lo tomaban a broma y que menos nosotros también.

Peace4Love también quiso estar presente.

Rondaremos la ciudad, recogeremos en una epopeya épica la bici de correos y terminaremos fumando una Narguile en el lugar más genuino hasta la fecha.

Una vez equipados y los tres ya reposados, con los ánimos de reemprender la ruta saldremos a primera hora de la mañana entre la vorágine de tráfico para dirigirnos a Qom.

Deja una respuesta

18 − cuatro =