46 -Mood4LoveAdventureBorunjen

Ruz khosh!

Han transcurrido varios días por carreteras comarcales siempre rumbo sur este de provincia en provincia.

Hemos dejado atrás Isfahan, la ciudad, sus gentes y las numerosas obras arquitectónicas de gran esplendor.

Familias enteras nos han abierto las puertas de par en par al paso por los pueblos y nos han hecho partícipes de sus vidas con una bondad y un trato exquisito.

También  gente joven nos ha hospedado en lugares remotos brindándonos la ocasión de hacer un alto en el camino y transgredir la ley con sustancias prohibidas desconocidas.

Y que decir de las alfombras rojas de las  numerosas mezquitas que alumbran nuestro camino cuando estás desfallecido con un sitio donde pernoctar junto a la lumbre de calefactores a todo gas a punto de estallar.

Hoy es un domingo cualquiera en Borunjen. El pueblo más alto de la cordillera central de los macizos montañosos. Ya de noche y con los estómagos aún vacíos tuvimos la suerte de dar con una persona que nos facilitó la entrada a un centro deportivo con camas nido que nos ha servido de refugio for free.

Al poco de amanecer varios policías se han personado en el complejo y quieren estar seguros de quienes somos. Desde ese momento nuestro camino estará controlado por diferentes policías al paso por los pueblos que cruzemos de montaña way to Shiraz.

Un paisaje impresionante con puertos sinuosos escarpados nos  esperan de camino.

El descenso de las temperaturas a cotas de 2 mil y pico metros es evidente y pertrechados Tito, Plou y yo, rodaremos frente a un espectacular paisaje que se va abriendo ascenso tras ascenso.

                                                                       

Finalmente antes de que La Luz se desvanezca otra noche más descansaremos en una mezquita de un pueblo cualquiera perdido en la montaña Alrededor de la estufa.Esta noche, Plou el científico, nos contará al detalle sus años de investigación en el laboratorio como químico y de como trabajaba con partículas atómicas en catalizadores de diseño para medir sus diferentes reacciones. Un mundo fascinante al parecer que queda lejos de mi comprensión.

Así con unos chais «Tes» entre hermanos  plegaremos cada cual a una esquina de la gran sala alfombrada que nos sirve de morada y lugar de reflexión antes de apagar nuestras luces externas y dar corriente continua a nuestro mundo onírico personal.

Shan be kheyr 💤

Gelium- tambacco

Deja una respuesta

15 − 8 =